INGENIEROS ESPAÑOLES INVENTAN UN SISTEMA DE TRANSMISION SIN CABLE QUE CARGA UN COCHE ELÉCTRICO AL CIRCULAR (MARCA MOTOR)

Un coche eléctrico cuya batería se recarga mientras circula o electrodomésticos que funcionan con corriente sin cables y sin riesgo de electrocución son algunas de las aplicaciones del primer sistema de transmisión de energía eléctrica a distancia sin conexión a la red, inventado en un laboratorio de Arahal. El ingeniero industrial Antonio Ibáñez, el experto en electrónica Salvador Díaz y el ingeniero mecánico Melchor Durán componen el equipo de los Laboratorios Gobax creador de este sistema que elimina lo que consideran el principal inconveniente del coche eléctrico, la incomodidad de tener que enchufarlo durante horas para cargar las baterías que luego surtan de energía al motor. Ibáñez explicó a Efe que con este sistema, la bovina generadora y la receptora de un transformador de energía pueden estar hasta a 30 centímetros de distancia, según sus experimentos, con tan sólo aire por medio sin que se pierda potencia.

INGENIEROS ESPAÑOLES INVENTAN UN SISTEMA DE TRANSMISION SIN CABLE QUE CARGA UN COCHE ELECTRICO AL CIRCULARLa idea es que la receptora se inserte en los neumáticos de los coches mientras que las generadoras se instalen adheridas en bandas o en pequeñas zanjas en las calles de las ciudades o en los aparcamientos de grandes superficies comerciales para poder recargar un coche eléctrico mientras está aparcado, y en puntos concretos cada ciertos kilómetros de las carreteras para que la recarga se realice con el vehículo en circulación. Según Ibañez, el coste de este sistema es mínimo y el tiempo de recarga puede reducirse hasta los 15 minutos (estando la batería a cero) gracias a unas baterías también de creación propia donde cada vaso se carga de forma independiente, ya que hasta ahora, para llenar cada vaso la energía tiene que pasar por el anterior aunque esté lleno, lo que también provoca que se caliente y se estropee. Los inventores de este sistema también han pensado en la fórmula para cobrar al usuario esa energía que recibe simplemente por circular por la carretera o aparcar en la calle, fórmula que según explicaron se asemejaría a las tarjetas de carga de saldo para móviles aplicadas a los automóviles, motocicletas o autobuses, ya que el sistema es válido para todos los vehículos con motor eléctrico.

En el ámbito doméstico, Ibáñez y Salvador Díaz resaltaron las ventajas no sólo por la comodidad de eliminar los cables sin necesidad de pilas, sino porque elimina el riesgo de electrocución ya que al no haber cables conductores de la energía, se reduce la potencia a la estrictamente necesaria para que el aparato funcione. Así, desde un ordenador hasta una lámpara pueden funcionar sólo apoyándolos sobre una mesa que tenga instalado el correspondiente transformador y si un secador de pelo o una radio se cae dentro de una bañera llena de agua no hay corriente circulando y, por tanto, no hay peligro de electrocutarse. El equipo cuenta ya con un prototipo de motocicleta que funciona con este sistema y en un mes y medio espera presentar un coche, por lo que según Ibáñez, la comercialización del mismo sólo depende de la popularización del motor eléctrico una vez que se sepa que no es necesario recargar la batería a través de un enchufe y, por tanto, parado, y “de que los políticos tomen conciencia y los Ayuntamientos comiencen a poner en las calles los transformadores”. Para Ibáñez y Díaz, la generalización del motor eléctrico es cuestión de tiempo porque tiene una eficacia del 95 por ciento y reduce la contaminación al mínimo, por lo que también esperan que los ecologistas apoyen su invento, en el que han invertido un año de trabajo y que cuenta con la financiación de un importante grupo de Madrid y la ayuda en cuanto a información de la Escuela de Ingenieros de Sevilla.

FUENTEhttp://www.marca.com/marca_motor/noticias/archivo/marzo/5/coche-electrico.html